La dificultad de ‘vender’ estados de vida

Enrique Abad, representante de Oxfam Intermón en Navarra, impartió una conferencia sobre voluntariado internacional organizada por Tantaka

Descripcion de la imagen
Enrique Abad.
FOTO: Manuel Castells

La cooperación hoy es más cambiante que antes. En los años ochenta se tenía más interés y recursos por el desarrollo cooperativo, pero “ante la crisis económica hay un visión negativa de los organismos e incluso un cierto existencialismo por parte de la sociedad”. Así lo señaló recientemente en la Universidad de Navarra Enrique Abad, representante de Oxfam Intermón en Navarra dentro del ciclo de voluntariado internacional organizado por Tantaka.

La crisis dejó un resentimiento en la población y cambió, en gran parte, su interés por apoyar causas más inmediatas. “Un español prefiere llevar un kilo de arroz a un campo de refugiados en Grecia, antes que apoyar una ONG que trabaja más a largo plazo”, afirma Abad.

Nuestro día a día es cada vez más interconectado. La velocidad con la que vivimos el día a día, la constante interconexión a la actualidad nos atrofia nuestro propio criterio. Nos aparta del silencio y reflexión, necesario para ser conscientes y activos ante la desigualdad. De alguna forma, el sufrimiento humano en otros territorios del planeta es ajena a nuestro interés. Si bien vivimos más conectados, carecemos de una visión más amplia. Y poder llegar a mirar con amplitud y a largo plazo no es fácil. En esta línea, el representante de Oxfam Intermón en Navarra comenta que es mucho más fácil vender emergencias donde las personas corren peligro que proyectos que contribuyan a prevenir dichas situaciones. Además, señala que “muchos de los jóvenes no están preocupados por cuestiones sociales porque no les afectan personalmente, sin embargo sí hay una minoría que se preocupa.”

Para implicar a más jóvenes, las ONG no tiene un trabajo fácil. Captar la atención y escucha de la sociedad implica que se comunique de forma “atractiva y veloz”. Abad afirma que “no es fácil porque el fin de una ONG es el cambio a largo plazo y sostenible”. La cooperación internacional para el desarrollo compite por dar relevancia a proyectos que toman tiempo. Por lo que su comunicación debe cambiar. “La cooperación evoluciona y apostamos por herramientas de marketing como si estuviéramos vendiendo zapatillas de deporte cuando lo que en realidad vendemos son estado de vida”, concluye Abad.

El poder apoyar un proyecto de cooperación es, por tanto, dar un estado de vida. Contribuye a mejorar la calidad vital de los más desfavorecidos. Y poder participar te da un espacio para conocer y reflexionar sobre las necesidades que otros viven. A través de experiencias de cooperación nos volvemos más empáticos. 

Make your rating:
Rating:
Rating: (0 Votes)
Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
To send the form must first write the text of the picture: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

Vídeos de la Universidad