Ángel Iriarte: "Más de 7.000 familias nos piden ayuda cada año"

El delegado episcopal y director de Cáritas Diocesana de Pamplona-Tudela impartió la sesión “La exclusión aquí y ahora”, dentro del ciclo de voluntariado social que organiza Tantaka

Descripcion de la imagen
Ángel Iriarte durante su conferencia organizada en la Universidad de Navarra.
FOTO: Cedida
20/03/19 15:05 Angelina Torrell

Ángel Iriarte es delegado episcopal y director de Cáritas Diocesana de Pamplona-Tudela desde el año 2000. El pasado día 11 de marzo impartió la sesión “La exclusión aquí y ahora”, dentro del ciclo de voluntariado social que organiza Tantaka. Su mensaje es claro: “Si queremos una sociedad justa e inclusiva debemos plantearnos una sociedad distinta a la que tenemos; si la aspiración es tener cada vez más y no estar dispuestos a dar, no conseguiremos nada”.

¿Qué significa vivir en la pobreza?
El término pobreza es muy relativo. No es lo mismo ser pobre en Chad que en España. En Europa se distingue entre pobreza relativa y severa. Entendemos por relativa aquella en la que se ingresa menos del 60% de la mediana (en España supondría que una persona ingresa menos de 8.500 € al año, y menos de 17.500€ si se trata de una unidad familiar de 4 personas) y la pobreza severa es aquella en la que se ingresa menos del 30% de la mediana.

¿Y en la exclusión?
Cuando hablamos de exclusión nos referimos a lo económico, a lo relacional y a lo personal. Puede ser que una persona que no esté en una situación de pobreza esté en riesgo de exclusión por no relacionarse con los demás.

En Navarra, ¿cuál es el índice de pobreza en estos momentos?
Es la comunidad con menos tasa de pobreza. Se trata de una autonomía con una economía que funciona en líneas generales y tiene muchas coberturas sociales. De hecho, es la única Comunidad en la que quien lleva viviendo dos años, aunque sea sin papeles, puede tener una renta garantizada. En caso de tener hijos menores, esa renta se puede conseguir solo con un año.

¿Ha cambiado la situación en estos últimos años?
Del año 2000 al 2008 los índices de pobreza y de exclusión en Navarra eran bastante bajos. Cuando empezó la crisis económica en 2008 la pobreza se disparó, hasta llegar a 2013 con los peores índices del s.XXI. Ese año había 95.000 personas en el umbral de la pobreza y 20.000 personas en situación de pobreza severa. Hasta 2016 mejoró la situación pero actualmente desde Cáritas percibimos que estamos aumentando las atenciones.

¿Y qué necesidades han ido surgiendo?
Nosotros apuntamos en el mundo de la exclusión hacia dos problemas: el de la vivienda y la salud mental. El 53% de las personas atendidas en este último año vivían en una habitación ocupada por más de una persona, y en las personas en exclusión social los problemas de salud mental están aumentando. Pero, sin duda, el mayor problema es la falta de trabajo.

¿Qué gente acude a Cáritas a pedir ayuda?
Desde el inicio de la crisis hasta 2016 acudía más gente de nacionalidad española; sin embargo, desde 2016 las atenciones van dirigidas en mayor medida a personas extranjeras. Sin ir más lejos, en 2018 el 69% las de personas atendidas fueron de nacionalidad extranjera.

En cuanto a sectores, ¿en cuáles se da una mayor pobreza y exclusión?
El sector de la población más excluido y desprotegido es el que no tiene acceso a una renta y lleva menos de dos años viviendo en Navarra o uno en el caso de tener hijos. En Pamplona percibimos que hay dos barrios donde la pobreza y la exclusión se palpan más: Echavacoiz y La Milagrosa.

¿Cómo gestionan desde Cáritas las necesidades de esas personas?
Al año nos llegan 7.000 unidades familiares, pero a muchas personas lo único que podemos hacer es informarles y aconsejarles. Hay otro sector mucho más reducido al que podemos ofrecer una ayuda económica o paliar algún problema y finalmente existe un grupo todavía más reducido que recibe acompañamiento, para que puedan mejorar su vida y si es posible salgan de la exclusión. Esta última es la que creemos que es la función principal de Cáritas.

¿Es posible salir de la pobreza?
Sí, pero es muy difícil. Y cuanto más tiempo lleve una persona en esa situación, más difícil. Hay un factor que muchas veces pasa desapercibido que es la transmisión intergeneracional de la pobreza. Exclusión y pobreza se heredan, por lo que alguien que ha nacido en esa situación es muy complicado de que salga. Para poder facilitar esa salida deben operar todos los agentes: los servicios y ayudas del Gobierno, entidades como la nuestra, vecinos y familia… Tiene que ser un trabajo en red.

¿Qué diría a los jóvenes para que tomen conciencia de esta situación?
Lo primero es que vayan por la vida con los ojos abiertos, ya que muchas veces las cosas pasan desapercibidas por no estar atentos. En segundo lugar, que hacer una sociedad más justa es tarea de todos: nadie va a venir a arreglar las cosas, debemos ser nosotros. Si queremos una sociedad justa e inclusiva debemos plantearnos una sociedad distinta a la que tenemos; si la aspiración es tener cada vez más y no estar dispuestos a dar, no conseguiremos nada.

Make your rating:
Rating:
Rating: (0 Votes)
Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
To send the form must first write the text of the picture: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

Vídeos de la Universidad