Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

Opinión: El CIMA, en el Año de la Ciencia

Enrique Sueiro es doctor y director de Comunicación del CIMA Publicado en el Anuario 2008 de Diario de Navarra

Descripcion de la imagen
FOTO: Manuel Castells
01/01/08 20:01

En 365 días apenas pueden medirse asuntos de proyección social de largo alcance, como la investigación biomédica. En 2007, Año de la Ciencia, los investigadores del CIMA de la Universidad de Navarra avanzaron en su trabajo científico en las 4 áreas: Terapia Génica y Hepatología (hepatitis B y C, cirrosis y cáncer de hígado), Ciencias Cardiovasculares (hipertensión, aterosclerosis, trombosis), Neurociencias (Alzheimer y Parkinson) y Oncología (cánceres de pulmón, mama, colon y próstata, linfomas y leucemias).

Sin duda, la cifra más relevante fue 421, el número total de profesionales procedentes de 25 países que trabajan en el CIMA: biólogos, bioquímicos, farmacéuticos, médicos, ingenieros y personal de administración y servicios. Cada uno desde su puesto contribuyó al desarrollo de los 22 proyectos de I+D.

Fruto de su trabajo, las patentes ascendieron a 35, algunas de las cuales alcanzaron metas pioneras en la marcha de este joven centro científico y tecnológico de Navarra. Tras superar las pruebas in vitro y la experimentación con animales, la primera patente del CIMA recibió la aprobación del Ministerio de Sanidad para los ensayos clínicos (pruebas en humanos). Se trata del P144, una molécula desarrollada para curar o aliviar a los pacientes de esclerodermia, enfermedad de la piel todavía incurable. 

Patente a prueba en hospitales europeos

Las hipótesis de esta línea de investigación apuntan a posibilidades de aplicación en la fibrosis cardiaca, el cáncer de piel y las prótesis mamarias. Con los sucesivos reconocimientos oficiales, el P144 superó en 2007 las pruebas realizadas con 18 voluntarios sanos. Posteriormente, el P144 mostró su eficacia en 36 pacientes de esclerodermia. A finales de año comenzaron los ensayos clínicos con un centenar de enfermos de hospitales de Alemania, Reino Unido, Hungría, Polonia y España. Aunque la ciencia no es predecible al 100%, si las pruebas restantes fueran igual de efectivas, este medicamento podría llegar el próximo año a los pacientes que esperan un tratamiento eficaz para su enfermedad.
En el apartado institucional, el CIMA firmó acuerdos con la Universidad de California, la biotecnológica holandesa Amsterdam Molecular Therapeutics (AMT) y los laboratorios ISDIN, entre otros.

La colaboración internacional, decisiva en la investigación biomédica, trajo a Pamplona a científicos de centros como el Instituto Pasteur (Francia) o el Max Planck (Alemania), además de numerosos especialistas españoles.
Mención especial merece el encuentro organizado con 8 gurús mundiales de la enfermedad de Parkinson, procedentes de EE.UU., Australia, Reino Unido y Francia. Concluyeron que la clave para hallar terapias más prometedoras puede estar en combinar 2 tipos de avances: entender cómo los trastornos genéticos conducen a la pérdida de neuronas en la sustancia negra y medir la progresión del proceso neurodegenerativo con técnicas de neuroimagen. Lógicamente, entre los más interesados en este tipo de enfoques científicos se encuentran los 100.000 pacientes de Parkinson que hay en España.

También en 2007 se impulsó la investigación para verificar si lacardiotrofina 1, una molécula que es medible en sangre, pudiera utilizarse como marcador diagnóstico de la cardiopatía hipertensiva. Tras estudiar la relación de la molécula con esta enfermedad, los expertos del CIMA consideran que la cardiotrofina 1 es un medio útil para prevenir o controlar los efectos dañinos en el corazón de pacientes con esta patología, que en España superan los 4 millones y suponen la mitad de los 8 millones de hipertensos.

El área de Oncología fue noticia por varias investigaciones. La de mayor eco internacional fue la desarrollada para combatir un tipo de cáncer de la sangre, el linfoma folicular. Tras publicarse el trabajo en la revista científicaThe Journal of National Cancer Institute de EE.UU., la novedad del tratamiento apareció en la portada de la revista Time.

Ciencia y salud para la ciudadanía

En la Comunidad foral se fortaleció la cooperación con profesionales y centros públicos. Un ejemplo es el Banco de Tejidos Neurológicos de Navarra, impulsado por el Servicio Navarro de Salud, la Clínica Universitaria y el CIMA. Este banco biomédico es un centro de conservación de tejido neurológico y de otros tejidos relacionados, basado en un programa de donantes con o sin enfermedad neurológica o psiquiátrica. El objetivo es ofrecer este tejido a los investigadores que dirigen sus esfuerzos al conocimiento y la erradicación de las enfermedades del tejido nervioso.
Por último, una iniciativa conjunta del CIMA y Diario de Navarra de claro servicio social son las charlas-coloquio de "Aula de Salud" para acercar a la ciudadanía la investigación biomédica. Las sesiones divulgativas, a cargo de investigadores del CIMA y médicos de la Clínica Universitaria, se centraron en obesidad, anorexia, cáncer de pulmón, cáncer de cuello de útero y drogodependencias en gente joven. Como la salud importa, investigamos para curar.

BUSCADOR DE NOTICIAS

Desde:
Hasta: