Carta del director general del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA)

Querido amigo:

Desde 2002, el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra busca soluciones diagnósticas y terapéuticas que puedan beneficiar a los pacientes, intentando cumplir con una de las propuestas de su ideario: investigar y poner el conocimiento al servicio de la sociedad.

Los innumerables avances biofarmacéuticos de las últimas décadas han aportado años a la vida y vida a los años de las personas. Pero todavía existen muchas necesidades médicas desatendidas por falta de adecuado tratamiento: cáncer, enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas, metabólicas, hepáticas… Algunas son muy frecuentes, auténticos retos para la población; otras, tan raras que generan poco interés para su investigación. En el CIMA intentamos escudriñar el funcionamiento de la biología del ser humano, buscando dianas sobre las que se pueda actuar con nuevos fármacos.

Desde que se descubre algo nuevo hasta que el medicamento basado en ese hallazgo está a disposición del paciente se necesitan muchos años y se precisa la colaboración de muchos: centros de investigación, empresas farmacéuticas, organismos reguladores, financiadores, donantes y colaboradores… El CIMA ha recogido el testigo de la investigación biomédica que se lleva haciendo en la Universidad de Navarra y en la Clínica Universidad de Navarra desde hace más de medio siglo, en un entorno privilegiado que favorece la traslación de ese conocimiento.

Hay pacientes esperando nuevas soluciones y eso estimula a los científicos del CIMA, que saben que una ciencia novedosa, basada en la excelencia y el rigor y orientada a las necesidades médicas, a la larga da sus frutos. Aspiramos a lograr ese objetivo y en ello ponemos nuestro esfuerzo.

Gracias por tu interés y por tu ayuda.

Dr. Jesús M. Hernández Cabrero
Director general del CIMA